Como apostar cuando el visitante es el favorito

En la primera etapa de nuestro aprendizaje realizamos una serie de análisis para poder aplicar a nuestras apuestas, ya fuese mediante la realización de estrategias a largo plazo, como de información adicional para elegir nuestros picks puntuales.

Vamos a ir reeditando algunos de los más interesantes, para posteriormente ir ampliando la sección con nueva información que nos permita convertirnos en mejores apostantes.

El análisis de este post está centrado en qué sucede cuando el visitante es el favorito.

El objetivo es determinar si existe value de forma sistemática apostando en contra del equipo favorito.

Hemos estudiado los partidos de los años 2005 a 2007 (en cuanto acabemos el año, ampliaremos el análisis con el año 2008). El objetivo es ver qué ocurre en los encuentros en los que el visitante es el favorito, es decir, tiene la menor de las cuotas posibles (1-X-2).

Tras realizar los cálculos pertinentes, este es el cuadro a partir del cual vamos a sacar las conclusiones más interesantes:

¿QUÉ CONCLUSIONES PODEMOS SACAR DE ESTA INFORMACIÓN?

El mercado que era el objeto principal del estudio, apostar en contra del equipo favorito, no nos muestra una oportunidad clara en ningún sentido. Con resultados negativos durante los tres últimos años, es un mercado bastante equilibrado.

Sin realizar una selección más detallada, no podemos decir que éste sea un tipo de apuesta que nos permita conseguir beneficios en el largo plazo.

De todas formas, aprovechando el estudio realizado, hemos puesta nuestros ojos en otros mercados diferentes al de cuotas de partido, con alguna conclusión interesante.

  • Apostar en contra del equipo favorito como ganador al descanso cuando la cuota que le asigna el mercado es menor a 2.00. Esta opción hubiese dado resultados positivos los tres años, y especialmente significativos los valores de 2006 y 2007, con unos porcentajes sorprendentes. El punto negativo es que este tipo de partidos no son muy frecuentes (aproximadamente, unos 100 por año)
  • Otra opción la hemos encontrado apostando en partidos como favorito visitante y con la cuota del over siendo también la favorita (es decir, por debajo de 2.00). Los resultados obtenidos se muestran consistentes en el tiempo y con unos porcentajes nada despreciables.
  • Apostar en contra del marcador final 1 – 1. Resultados positivos durante los tres años, aunque eso sí, con unos porcentajes modestos. En contra de esta opción está que al hablar de apuestas en contra con cuotas elevadas, el control de gestión que debemos llevar tiene que ser muy cauteloso, por lo que se necesita un gran bank para llevarla a cabo, minimizando el riesgo de quedarnos fuera de la estrategia por un par de resultados fallados iniciales.
  • A favor del empate al descanso. Es complemento de la indicada en el punto 1. La ventaja que tienen respecto a la primera opción, es que nos permite apostar en muchos más partidos, mejorando la rotación de nuestro banco, y permitiéndonos conseguir unos beneficios, que aunque menores en porcentajes, superiores en términos absolutos.
  • En el mercado de marcador final, encontramos la opción de apostar a favor del 0-0. Esta apuesta ha generado beneficios durante los tres años. De todas formas, al hablar de cuotas altas, igual que con el lay al 1 – 1, la gestión de nuestra banca, sin ser tan exigente como la del empate a uno, tiene que ser bastante eficaz.
  • Finalmente, una curiosidad sobre un mercado poco común como el de goles par/impar. La opción de goles par se nos presenta como otra opción para poder conseguir beneficios en este tipo de partidos.

Bueno, espero que este análisis os resulte interesante y lo podáis sacar el máximo jugo posible. De hecho, esta misma semana he visto en el siguiente hilo del foro de soloapuestas que han abierto una de las estrategias que se pueden deducir del análisis, en concreto, la de apostar en contra del over “favorito” en los partidos en los que el visitante es el favorito.