Jugando al contraataque – Técnicas y tácticas

El contraataque consiste en un principio táctico ofensivo en donde el equipo que ataca, hurta el balón, y de manera rápida se dirige cara la portería con el propósito de asombrar al contrincante cuando está desordenado en defensa y conseguir el gol. Uno de los principales objetivos del contraataque es mejorar y llevar el balón dominado cara la portería contraria, aprovechando el momentáneo desequilibro defensivo provocado por la construcción ofensiva y superarlo en el menos tiempo posible.

un contraataque de los que funcionan

¿De qué forma lograr un contraataque?

El equipo debe realizar un conveniente y eficaz trabajo protector para quitar el balón al rival. La posesion de balón debe ser corta y realizar el pase al compañero mejor situado, en cuanto uno de los jugadores “se duerma” o cometa el más mínimo error el contraataque habrá terminado.

Formas simples de  contraataque

A tener en cuenta cuando atacamos

Es principal quitar el balón al equipo contrario y cuanto más lejos de la portería contraria mejor, las transiciones han de ser rápidas y posesiones cortas, para evitar la reorganización defensiva del equipo contrario.

Además, cada uno de los jugadores no deben retener el balón innecesariamente, en ninguna de las tres fases del juego ni abusar del juego horizontal para eludir que el rival se reorganice. Otra de las claves del contraataque es la movilidad del equipo. Esta debe favorecer la profundidad del balón y la progresión de los jugadores hacia la portería contrincante.

Al realizar el contraataque no se debe dividir al equipo, los jugadores con una participación indirecta, por norma general por detrás del balón, deben acompañar al resto de compañeros.

A tener en cuenta cuando defendemos

A nivel protector es esencial el posicionamiento conveniente. Este debe favorecer el desarrollo protector y siguiente transición. El equipo debe establecer las variables tácticas principales, lugar o bien zona de restauración del balón y línea defensiva que recupera.

Además de esto, es importante saber dónde el equipo tiene mayor poder de recuperación de balón y en consecuencia mayores probabilidades de restauración para entrenar el origen de los contraataques. Sin una solidez protectora y uniforme en el tiempo que facilite la restauración del balón en cualquier zona del campo, el procedimiento de contraataque carece de aplicación.

Todo el equipo debe saber el número de efectivos que se hallan por delante, a exactamente la misma altura y por detrás del balón en el momento de la recuperación.

Cuales son las fases del contraataque

En el contraataque el entrenador debe conocer para poder configurar las tareas y adiestrarlas. La lógica de cada una de las jugadas de contraataque que se efectúen a lo largo del partido generalmente, tiene unas secuencias básicas que abarcan 3 fases.

Arrebatar el balón al contrincante y también comenzar con velocidad y seguridad los contraataques

Es importante asegurar y garantizar la primera evolución del balón, esto es, asegurar los primeros toques. Además de esto las conducciones han de ser cortas para rebasar la línea de presión y entregar a un compañero con ventaja de espacio, tiempo y visión.

Jugador que recupera el balón y un subgrupo de jugadores próximos, a distancia media e incluso distanciados en ciertas situaciones deben ser los responsables de suministrar una salida de balón limpia, con la rapidez y, sobre todo, profundidad adecuada acorde a cada una de las situaciones del juego.

El resto del equipo, los jugadores sin balón, deberán apoyar al jugador que tiene la bola siempre detrás de la línea imaginaria que marca el balón, y los jugadores que no acompañan deben incorporarse de forma decidida, más adelante, en la finalización de las jugadas de contraataque.

Los jugadores con balón deberán realizar acciones sencillas, fáciles, seguras y no tomar peligros innecesarios.

Tampoco deberían entretenerse con el balón, al revés, se debe mover y desplazarlo con rapidez y profundidad, aprovechando los espacios que deja libre el rival

Elaboración rápida del contraataque.

Se deben desarrollar las jugadas con máxima profundidad para impedir la reorganización del equipo contrincante, sin olvidar la seguridad y precisión.

La elaboración debe ser realizada con el menor tiempo posible, desplegando jugadores que progresen con resolución para llegar a fase de finalización con superioridad numérica en cuanto a efectivos o bien superioridad posicional. Realizar jugadas, cortas, rápidas, seguras y profundas aprovechando los espacios libres que deja el contrincante o creándolos.

Fase de finalización

Debemos terminar la jugada de forma rápida, explotar y manifestar la valía de los contraataques.

Tratar de acabar todas y cada una de las jugadas de contraataque. Tener capacidad para finalizar las jugadas tanto por las bandas como por el centro del terreno.

En las inmediaciones del área rival o bien dentro de ella los atacantes deben alternar las acciones de técnica individual tanto para regatear como para pasar al compañero mejor situado.

En las proximidades del área contraria se debe buscar el acierto individual, y también, buscar favorecer el fallo del contrario: tirando más a tanto desde diferentes distancias, rematar desde diferentes ángulos, solucionar las jugadas y no temer al fallo.